fisioterapia para empresas

La Sociedad del Estrés

Vivimos sujetos a una rueda de actividad constante: trabajo sin descanso, adicción al móvil, labores del hogar, familia, entretenimiento y un sin fin de tareas que nos mantienen ocupados durante las 24 horas del día. El resultado de esto lo podemos denominar de muchas formas: ansiedad, agobio, nerviosismo, tensión; en definitiva, estrés. Un contratiempo que se extiende hasta tal punto que se llega a normalizar.

Es por ello que muchas empresas optan por contratar los servicios de un fisioterapeuta laboral y reducir en el ámbito profesional la cantidad de trabajadores que por ansiedad o depresión causan baja por éstas u otras enfermedades derivadas del conocido distrés (o estrés malo) considerado 5 veces más peligroso que el tabaco y que es el embrión de enfermedades como cáncer, infartos, ictus, psoriasis o problemas psiquiátricos, entre otras.

fisioterapia para empresas

La fisioterapia en empresas es un concepto muy común en empresas tanto en Europa como en Estados Unidos. No así en España, que se ciñe en la actualidad a algunas multinacionales.

Hay que poner en valor que la presencia de un fisioterapeuta laboral favorece un rápido tratamiento, rehabilitación y readaptación del trabajador a su puesto de trabajo, como consecuencia de una posible baja. Pero el mayor beneficio es evitar llegar al absentismo laboral y crear un ambiente saludable en la compañía.

¿En qué consiste la fisioterapia laboral?

El objetivo último es mejorar la salud de los empleados de la empresa para tener un equipo motivado y feliz que repercutirá en el bienestar común del binomio Empleado-Empresa. De ahí nace la recomendación de tener un servicio propio o subcontratar este servicio de fisioterapia para empresas, un servicio complementario cuyo resultado es múltiple: más eficiencia, menos bajas/absentismo laboral y mayor bienestar general.

¿Cuáles son los beneficios de la fisioterapia para empresas?

Podemos destacar numerosos rendimientos que genera la fisioterapia laboral como la ayuda a la prevención de lesiones y dolencias y la mejora del rendimiento profesional. Aunque principalmente contar con un fisioterapeuta laboral favorece tres aspectos básicos:

  1. Reducir el estrés, la ansiedad y posible depresión. Son los principales factores negativos de la actividad laboral, por tanto son el motivo primordial a erradicar.
  2. Incrementa la función inmunológica. Mediante un drenaje linfático se estimula la circulación sanguínea y se refuerza el sistema inmune frente a bacterias, virus y otras sustancias extrañas.
  3. Incrementa la productividad. Tener una mayor concentración y claridad mental en el puesto de trabajo se traduce en un empleado feliz y más motivado lo que permite incrementar la efectividad.

Entre otras cuestiones también ayuda a evitar lesiones, mejorar la calidad del sueño o aliviar dolores. La fisioterapia laboral va encaminada a convertirse en una profesión de futuro con la idea de implementarse como un servicio complementario en cualquier empresa para evitar lesiones y mejorar la salud, pero paralelamente para implicar al trabajador y hacerle sentir como un valor añadido a la empresa para mejorar su compromiso, rendimiento y motivación.

“El éxito no es la clave para la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si le gusta lo que está haciendo, usted será un éxito.”

Albert Schweitzer

(Médico. Premio Nobel de la Paz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.